Plenoil gasolineras

FECHA

Plenoil se expande en Galicia y sumará 35 gasolineras “low cost” más hasta 2023

Quince de ellas se instalarán en la provincia de Pontevedra. La compañía prevé cerrar 2021 con cinco nuevas estaciones de servicio: dos en Vigo y el resto en Mos, A Coruña y Ourense.

Y es que las gasolineras low cost de Plenoil son atendidas durante el día y automáticas por la noche. La intención de la empresa es ganar presencia en las principales ciudades de Galicia y aumentar su penetración en las poblaciones de más de 25.000 habitantes, así como en las principales localidades costeras pese a que no superen esta cifra. Todo ello se enmarca dentro de las pretensiones de la compañía de crecer en territorio nacional.
Una propuesta con la que pretende alcanzar en 2021 más de un centenar de gasolineras, 40 de ellas instaladas en el presente ejercicio. Un despliegue al que Plenoil destinó 20 millones de euros. Pero esto no es todo, porque la compañía desembarcará en el mercado portugués en enero de 2022, tras abrir su primera oficina en el país, en Oporto, en noviembre. La compañía de combustible de bajo coste cerró el 2020 con una facturación de 125 millones de euros, una cifra que pretende más que duplicar para el presente ejercicio hasta alcanzar los 320 millones de euros. Plenoil cerró el pasado año con resultado bruto de explotación (ebitda) de 6  millones de euros, con la previsión que se eleve a 10 millones en las cuentas de este año. De cumplirse el plan empresarial trazado, la cifra de negocio de la compañía alcanzaría los 550 millones de euros en 2022. El segmento de gasolineras low cost irrumpe de forma abrupta en el mercado con una propuesta basada en precios de combustible más bajos que el de las estaciones de servicio tradicionales: “el precio medio es entre 10 y 15 céntimos más barato”, apunta el CEO de Plenoil. La fórmula adoptada por la compañía, según expone el directivo, es la reducción de márgenes: “acabamos con un resultado final de explotación de aproximadamente 2 céntimos por litro”, dice Rodríguez, que añade a la ecuación el alquiler del suelo frente a la compra y la oferta de tan sólo dos productos (diésel y gasolina), que asegura que reduce sus costes estructurales.